‘Checo’ Pérez ganó y estiró la definición de la F1

Autor
Actualizado: octubre 2, 2022

Sergio Pérez demostró este año que los callejeros le caen bien, al punto que si existiera un mini-torneo de carreras en calles habría sido el campeón. El mexicano igualó lo hecho en Mónaco y se quedó con la victoria en la fecha 17 en Singapur, dejando detrás a los pilotos de Ferrari, Charles Leclerc y Carlos Sainz. Además, consiguieron una vida más en la pelea por el campeonato luego del séptimo puesto alcanzado por el líder, Max Verstappen.

Largando desde la segunda colocación, Sergio Pérez tuvo una gran partida para aprovechar una lenta partida por parte de Charles Leclerc en comparación y pasar al frente, con Carlos Sainz luchando detrás de ellos por el tercer puesto que le arrebató en los primeros metros a Lewis Hamilton. Más atrás, Max Verstappen tuvo una mala largada y cayó cuatro lugares, complicado con autos más lentos que el suyo y también con las condiciones de pista húmeda. Quien tuvo la mejor partida fue Sebastian Vettel, que en sus últimas carreras en la F1 demuestra que la habilidad sigue intacta y superó a cinco autos en los primeros dos giros para saltar al octavo puesto.

Poco a poco Verstappen fue recuperando lo perdido en el inicio y al cabo de las primeras cinco vueltas ya estaba noveno a la caza de Vettel, pero a más de 21 segundos de distancia con Pérez que marchaba sólido en la punta. Uno de los que batalló con el neerlandés en el inicio, Kevin Magnussen, quedó con el alerón delantero dañado y debió ingresar a los pits para reemplazarlo.

Mientras se iba armando ese lote junto con Pierre Gasly por el séptimo lugar, en otro sector de la pista un contacto entre Zhou Guanyu y Nicholas Latifi terminó con el piloto chino abandonando y el canadiense debiendo ingresar a los boxes para cambiar los neumáticos por una pinchadura en el trasero izquierdo tras el contacto entre ambos, aunque directamente retiraron el auto de la competencia ya que también había daños en el tren delantero por el toque contra la contención. Esto ocasionó la neutralización de la prueba con safety car a apenas ocho giros de carrera.

En el relanzamiento Verstappen aprovechó para pasar a los dos autos que tenía adelante, Vettel primero y Gasly luego, con la necesidad de que no se le escape nuevamente el resto de los de adelante. Su siguiente presa sería Fernando Alonso en el sexto puesto, que batallaba con quien iba delante suyo, Lando Norris. Cuando el británico pudo hacer una diferencia y separarse del Alpine, quedó el duelo entre dos campeones del mundo por el sexto lugar durante varias vueltas. Recién en la vuelta 21 pudo dar cuenta del español, pero fue gracias al abandono del asturiano que debió parar su auto en una vía de escape por problemas en su motor y eso causó un virtual safety car.

Esto lo aprovecharon algunos pilotos como George Russell para parar en pits y colocar lisos medios, una apuesta fuerte considerando que no llovía pero la pista seguía muy húmeda. De hecho, con las gomas aún frías, derrapó a la salida de la tercera curva y perdió el control del Mercedes pero logró salvar el momento. En comunicación por radio con su equipo instantes más tarde diría simplemente: ‘No grip’ (‘No hay agarre’).

La suerte en el equipo Williams no cambió y Alex Albon, en su regreso tras la apendicitis en Monza, impactó de frente contra un muro en el giro 26, lo que le ocasionó la pérdida por completo el alerón delantero. Esto generó otro VSC para retirar el elemento que había quedado en la pista y al tailandés lo obligó a ingresar a boxes. Una vez más, pese a hacer los cambios correspondientes, el otro auto del equipo Williams también fue retirado por decisión de los ingenieros como habían hecho con Latifi.

Para Alpine tampoco las noticias eran mejores, porque en la curva 13 de la vuelta 28 el monoplaza de Esteban Ocon quedó detenido. Esto fue diferente a lo de su compañero Alonso, ya que al español se le apagó de repente la unidad de potencia, pero en su caso siguió encendida pero tras una importante explosión que dejó una estela de humo considerable.

Promediando la carrera se reanudó la acción y volvieron los focos de batalla: Sainz-Hamilton por el tercer puesto y Norris-Verstappen por el quinto. Pero en el giro 33 se dio uno de los golpes de escena de la carrera: Lewis siguió de largo en una curva e impactó levemente contra el muro. Afortunadamente para él logró salir casi ileso (una pequeña rotura en el lateral izquierdo de su alerón) y cuando retomó la pista quedó en el medio entre Lando y Max, haciendo de esta una nueva lucha entre tres.

Unos giros más adelante se detuvo Charles Leclerc para colocar neumáticos medios, estrategia que empezaron a imitar varios otros autos como los Alpha Tauri, Vettel y el propio Hamilton que también tuvo que cambiar el alerón. En la vuelta siguiente lo hizo ‘Checo’, pero con una detención mucho más efectiva como de costumbre en comparación entre Red Bull y Ferrari.

El caos se desató casi en simultáneo, ya que Yuki Tsunoda siguió de largo en la curva 10 y ocasionó otro auto de seguridad que lo supieron aprovechar los McLaren para pasar por los boxes y no perder terreno en los puestos. De hecho, Ricciardo regresó a la pista con blandos lisos en su misión por seguir recuperando puestos y cosechar muchos puntos para el campeonato de constructores contra Alpine y su doble abandono. Con tantas detenciones en el medio, la carrera pasó de ser por vueltas a ser por tiempo, con poco más de media hora para el final para cumplir con las dos horas reglamentarias.

De regreso a la acción Max fue por todo para intentar superar a Norris, pero una gran bloqueada lo hizo seguir de largo en una zona en la que hay vía de escape. Eso lo llevó a perder varias posiciones, cayendo hasta la octava colocación detrás de Ricciardo y los Aston Martin de Stroll y Vettel. Pero no sería tan barato el error, porque se estropearon los neumáticos y debió pasar por boxes nuevamente a cambiarlos, esta vez colocando blandos. Más atrás en el relanzamiento, un contacto entre Russell que se fue contra Schumacher terminó con el británico pinchando su cubierta trasera derecha.

Adelante, Leclerc empezó a mejorar su ritmo y acercarse a Pérez con la necesidad de superarlo para estirar la definición en la lucha por el campeonato una fecha más. Con el monegasco cada vez más cerca la presión en ambos se elevó, que mantenían como podían sus autos sobre la pista. Por si fuera poco la dirección de carrera permitió el uso del DRS, con el de Ferrari a medio segundo del de Red Bull. En el primer sector iba mejor el mexicano y podía contrarrestar el primer DRS, pero en el resto de la pista le costaba más y eso le permitía acercarse al de Mónaco.

Tras varios intentos, Leclerc cedió algunas décimas en la lucha por el triunfo y eso le permitió a Pérez manejar más tranquilo, sumado a que el de Ferrari cometió algunos errores mínimos que lo llevaron a estar a tres segundos del mexicano a diez minutos del final. De todas maneras el de Red Bull tenía que seguir estirando su ventaja ya que estaba bajo investigación por infringir una norma del auto de seguridad.

Intentando superar más autos, Verstappen llegó hasta la posición de Hamilton y Vettel, con quienes luchó hasta el final de la carrera por sumar algunos puntos más. Mientras Lewis intentaba superar a Sebastian, se pasó en un frenaje y eso lo aprovechó Max para ser el nuevo octavo de la carrera. Sobre el final también daría cuenta del Aston Martin #5 para quedar en su definitivo séptimo puesto, apenas un lugar delante de donde largó.

Adelante, Pérez aceleró al máximo, no le dio ni una chance a Leclerc de descontar ni de siquiera quedar dentro de la ventana de los cinco segundos por una probable sanción y de esta manera consiguió una nueva victoria, la segunda para él en la temporada. Se suma a la anterior en Mónaco, demostrando que no le incomodan para nada los callejeros, sumando también un segundo puesto en Baku, el otro circuito de estas características del año.

Detrás de él terminaron los dos hombres de Ferrari, con Leclerc en segundo lugar a siete segundos de diferencia y Carlos Sainz en el tercer puesto. De acuerdo a lo que consideran en el equipo italiano, al de Red Bull le corresponden dos sanciones de cinco segundos, por lo que se mantuvieron a la expectativa de lo que podría llegar a determinar la dirección de carrera. En el caso de que eso sucediera, la victoria sería del monegasco.

Los pilotos de McLaren terminaron un gran domingo para el equipo ocupando el cuarto lugar Norris y el quinto Ricciardo, cosechando 22 puntos clave para superar a Alpine en el cuarto lugar del campeonato de constructores. Más atrás, Lance Stroll se pudo sostener para llegar sexto, en tanto que Verstappen, Vettel, Hamilton y Gasly completaron los primeros diez lugares.

La definición por el título se estira un fin de semana más y podría hacerlo por otra fecha también, ya que los dos que marchan detrás de Verstappen en el campeonato fueron los que más sumaron y podrían llevar la definición a Austin, Texas. Max sigue primero con 341 puntos, en tanto que Leclerc queda con 237 y Pérez con 235. Son 104 puntos de diferencia cuando todavía hay 138 en juego en cinco fechas (cuatro tradicionales y una con sprint en San Pablo, Brasil). La próxima cita, el GP de Japón, se llevará a cabo el próximo fin de semana en Suzuka donde, en el mejor de los escenarios, un triunfo con vuelta rápida le daría el bicampeonato al neerlandés.

Dejanos tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.